garantías legales alquiler propietarios

En la agencia inmobiliaria Tú Property in Spain gestionamos alquileres de viviendas particulares desde hace ya 10 años, se dice rápido. Nuestra experiencia ha sido fantástica y pocas han sido la ocasiones en que nuestros propietarios han tenido alguna preocupación con sus bienes.

Es por ello que escribimos este artículo para ti propietario, para que tú también puedas alquilar tu vivienda con las máximas garantías y reducir el riesgo al máximo.

Los que lleváis tiempo alquilando ya lo sabéis, y los que sólo estéis comenzando igual aún no. Desde 2019 la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) regula los alquileres, imponiendo unas novedades sobre la anterior ley (de 1994). Como son:

  • La duración de los contratos es de 5 años (si el arrendador es persona física) o de 7 (si es persona jurídica).
  • Los contratos anuales se prorrogan de forma automática hasta cumplir los 5 o 7 años.
  • La fianza que se entrega a la firma del contrato debe depositarse en la institución correspondiente de tu comunidad autónoma (leer: dónde depositar la fianza del alquiler)
  • Existen 3 situaciones en las cuales podrás recuperar tu vivienda durante el período del contrato:
    • Por necesidad: transcurrido el primer año de contrato y dando 2 meses de preaviso
    • Pasados los 5 o 7 años de contrato + los 3 de prórroga + 15 de gracia, sin que ninguna de las partes haya solicitado la no renovación
    • En viviendas suntuarias (de más de 300 m2), que no están sometidas al régimen de prórrogas forzosas obligatorias contemplado en el artículo 9.1 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (caso de los chalets o viviendas independientes).

Pero hablando de contratos de alquiler, lo que más encontramos es la preocupación de los propietarios por dar con el inquilino idóneo, que sea responsable con la propiedad y que tenga capacidad de pago para hacer frente al alquiler. Ante esta preocupación hay una serie de pasos que puedes seguir para aumentar tu confianza y proteger tu inversión inmobiliaria.

Qué garantías puedes incluir cuando alquilas tu vivienda

  • Para buscar un inquilino idóneo no hay recetas ni trucos, pero puedes reducir la incertidumbre solicitando las últimas nóminas, contrato y/o vida laboral para garantizar cierta estabilidad económica. Asimismo, puedes comprobar al inquilino en el registro de morosos.
  • Del mismo modo, se recomienda que el coste del alquiler no supere el 40 o 45% de los ingresos.
  • Contratar un seguro de impagos, de renovación anual, que te protege en caso de impago (hasta 12 meses), cubre hasta 3000 en daños al inmueble y gestiona el desahucio (si fuera necesario).
  • Aunque un contrato verbal tiene validez jurídica, su demostración no es tan sencilla. Así que siempre utiliza un contrato en papel firmado en cada hoja por todas las partes intervinientes.
  • Aunque por ley (LAU) puedes recuperar la vivienda en cualquiera de los supuestos que hemos indicado más arriba, es conveniente que incluyas en el contrato la cláusula para poder hacerlo.
  • El contrato es donde podrás colocar cláusulas penales en caso de impago (como intereses de demora).
  • Tu contrato de alquiler no estará completo sin un inventario con fotografías, que documente el estado de la vivienda y el contenido en el momento de ser entregada.
  • Aparte de la fianza, que debes depositar, puedes pedir un depósito (hasta un máximo de 2 mensualidades). El depósito lo custodia el arrendador y se devuelve siempre que no haya deudas pendientes,  rotura contractual y no haya desperfectos en el piso, provocados por un mal uso del inmueble.

Finalmente, capítulo aparte para dos preocupaciones habituales que tienen los propietarios cuando se plantean alquilar sus viviendas, ¿se puede actualizar el precio del alquiler cada año? Y, ¿hay alguna manera de echar a los inquilinos si incumplen el contrato?

Vamos con la primera situación. De acuerdo con la LAU, no se puede incrementar el precio del alquiler, salvo que se haya indicado en el contrato. Con lo cual tendrás que indicarlo en el contrato, la subida debe ser en relación al IPC.

En cuanto a echar a los inquilinos, no se puede hacer salvo que sea de común acuerdo o bien, por resolución judicial, que tienes derecho a pedir en caso de que tu inquilino no pague la renta, si subarrienda la vivienda sin consentimiento, hace obras sin permiso o cuando el inquilino realice en la vivienda actividades molestas, insalubres, nocivas o peligrosas.

O, si quieres alquilar tu vivienda con las máximas garantías y sin dolores de cabeza, consulta nuestro paquete de gestión integral del alquiler. Nos encargamos de todo por ti.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.